domingo, 28 de marzo de 2010

SIGUIENDO TU PERFUME



SIGUIENDO TU PERFUME

Esta mañana desperté pensando en ti; en mi cama vacía, quería sentir tu piel, tus besos, tus caricias. En mis labios secos deseaba el sabor dulce de los tuyos. El recuerdo de amaneceres junto a ti se hacía cada vez más fuerte, pero no estabas aquí.

Con la mirada perdida en el horizonte, buscaba algo para recordarte, tus fotos ya no están en mis paredes; tus recuerdos desaparecen uno a uno de mi mente; te busco cada vez que siento tu fragancia en las calles, pensando que estás ahí, a mi lado.

Es ese perfume el que sigo ahora, recorriendo calles para alcanzarte en algún lugar; siguiendo los pasos del aroma de tu piel, la sensualidad de tu silueta que algún día perdí. Caminando por lugares conocidos, donde antes pasamos el tiempo unidos, ahora ese tiempo marchita las flores que siempre nos vieron pasar.

Aquel parque verde, hoy se torna anaranjado con los colores del otoño, las hojas me dicen que no han visto tus ojos mirarlas, que no han escuchado tu voz nunca más. Los árboles susurran tu nombre al verme caminar, preguntando el destino de tu andar. No tengo respuesta para ellos, sigo avanzando solo, mientras el viento guía mis pasos.

Decido detenerme frente a ese lugar donde tantas veces compartimos una cena, donde comenzaba una noche de pasión, donde tomaba tu mano por sobre la mesa, mirando tu mágica sonrisa.

Las horas pasan y no consigo encontrarte, recorro la ciudad como muchas veces lo hicimos, repito los mismos trayectos que muchas veces recorrimos, queriendo encontrar tu silueta. Ver tu cara nuevamente perdida en mis ojos, sería como llenar mi alma vacía otra vez, descubrir el brillo de tu mirada en alguna esquina, sería como descubrir un tesoro en medio del desierto.

Perdóname por intentarlo otra vez, pero he estado tan perdido desde que te has ido, que mi corazón no lleva el mismo ritmo que solía tener. Por las noches ya no siento tus caricias, las mañanas ya no saben a tu piel y la vida tiene un gusto amargo. Tu silencio me hace contener la respiración sabiendo que por siempre seré tuyo.

Perdido entre calles inundadas de gente, espero una señal para encontrarte otra vez, tal vez sólo saber que te encuentras bien. Pero sólo encuentro el silencio en estas horas de desesperación.

Nunca dejaré de esperarte, jamás renunciaré a buscarte, porque se que te encontraré en algún lugar, en algún lado estarás para verme pasar. El tiempo sigue transcurriendo y llego a la casa donde solías vivir, está vacía como mi corazón, hace falta tu presencia. El jardín se marchita esperando por ti, no hay una mano que lo atienda, que lo cuide; el sol y la lluvia han hecho presa de él, dejando sólo un campo vacío.

He sido un tonto al dejarte ir, eso lo se; he perdido más que ganado al verte partir. Nunca pensé que te perdería, pero no me di cuenta que fue mi decisión la que te alejó, la que puso tus pasos en otra dirección; ahora necesito saber donde estás para darle un descanso a mi corazón.

A veces culpé al destino de no haberte conocido en el momento correcto, a veces sentí que la vida no era justa y no conseguiría lo que buscaba. Ahora me doy cuenta que he buscado a alguien como tú toda mi vida, pero cuando te encontré no te supe ver. Tomé tus manos, te abracé, pero no te supe retener; me rendí frente a la lucha, renuncié antes de pelear por tu amor.

Me siento sumergido en la oscuridad, perdido en el silencio, aunque se que te encontraré nuevamente, seguiré intentándolo hasta que me lleve la muerte; no pierdo la esperanza de verte otra vez. Me muero por respirar tus besos por acariciar tu espalda, por ahogarme en tu piel. Sólo quiero volver a creer que mi corazón volverá a ser un lugar hermoso, adornado por tus encantos; antes que se pierda en la agonía de mi soledad.

Sigo recorriendo lugares tan nuestros como el sol, las nubes se alejan de mi camino, pero me siento frío como el hielo. El calor de la tarde no llega a mi lado. Sólo tu cuerpo puede encender mi sangre otra vez. Recorro el mar y su plenitud, pero la arena esconde tus huellas, las lleva lejos para no seguir tu rastro.

Desde lejos percibo otra vez tu perfume, el único medio que tengo para llegar a ti, lo sigo incansablemente, corro por las calles, por lugares nunca conocidos por mi. Tus pasos te han llevado muy lejos para que nuestros caminos no pudieran cruzarse nunca más. Pero he sido tan testarudo en seguirte, que al fin conseguí llegar a la fuente de tu aroma.

Vi tu silueta recorriendo nuevas calles, vi tu mano ocupada por otras manos y tus ojos encantados por otro mirar. Silenciosamente me acerqué hasta ti dando mi último aliento, tanto tiempo buscando y al fin te encontré. Siento las manos del destino, sofocando mi respiración y se que es el fin de mi camino.

Me acerqué tanto que casi llegué a rozar tu mano, tu cabello se movió por el soplo de mi respiración en tu espalda. Era el momento para susurrarte al oído mi eterno y devoto amor. Cuanto hubiera dado por rozar tu piel de porcelana, por besar esos labios dulces. Estuve tan cerca de ti que capturé tu perfume en mis sentidos y lo llevo prisionero de regreso a casa. Sólo quería ahogar esta agonía de no saber donde estabas, ahora veo que no volveré a tenerte nunca más.

Cuando te conocí te dije que nunca te olvidaría y nunca lo haré. Aunque permanezca perdido en la oscuridad, en esos momentos de silencio, imaginaré que estás aquí. Tu perfume traerá tus recuerdos de vuelta a mi lado e invadirá otra vez mi ser. Aunque sea por un momento, aliviarás mi dolor, llenarás de nuevo mi corazón, porque sólo en esos recuerdos veré tu sonrisa nuevamente iluminar mi alma.



(^)(^)
ø(**)ø
ø(**)ø
..°¤¤°.¸¸.¤´¯`» Freddy
D. Astorga «´¯`¤.¸¸.°¤¤°

.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Me pase por aqui con ganas de leer historias asi jejeje muy buenas las que lei... como siempre!!!

Cariños Verito!!

constanza dijo...

hola! soy cony, la alumna de la srta romy
le escribia ya que ella me comentos que usted le dijo el por que no le habia escrito en el blog xD
en realidad no lo habia hecho por que pense que no se podia :P
sus historias, uuuff!, me fascinan aun que no las he leido todas ni tampoco he leido muuchas pero las que e leido me encantan *-*

saludos.
atte Constanza Escobar.

Publicar un comentario